Saber más cosas de la cúrcuma, la especia dorada

0 Compartir

La cúrcuma ( Curcuma longa) es un tipo de hierba perteneciente a la familia del jengibre, que es ampliamente cultivada en el sur de la región occidental de Asia tropical. Sigue leyendo si quieres saber más cosas de la cúrcuma.

Saber más cosas de la cúrcuma, la especia dorada

La cúrcuma, derivada de la planta Curcuma longa, es una especia de color dorado comúnmente utilizada en el subcontinente indio, no sólo para el cuidado de la salud, sino también para la conservación de los alimentos y como un tinte amarillo para los textiles.

Usada durante siglos en India y China

La cúrcuma, que tiene un lugar de importancia en las cocinas de Irán, Malasia, India, China, Polinesia y Tailandia, se utiliza a menudo como especia y tiene un efecto sobre la naturaleza, color y sabor de los alimentos.

La cúrcuma también se sabe que se han utilizado durante siglos en la India y China para los tratamientos médicos de enfermedades como las enfermedades dermatológicas, la infección, el estrés y la depresión.

Desde la época de Ayurveda (1900 aC), se han asignado numerosas actividades terapéuticas a la cúrcuma para una amplia variedad de enfermedades y afecciones, incluyendo las de la piel, los sistemas pulmonares y gastrointestinales, dolores, heridas, esguinces y trastornos hepáticos.

Los efectos de la cúrcuma sobre la salud, generalmente se centran en una sustancia polifenólica lipófila de color amarillo anaranjado llamada «curcumina«, que se adquiere a partir de los rizomas de la hierba.

La curcumina, principio activo de la cúrcuma

Hemos de hacer hincapié en el principio activo de la cúrcuma. La curcumina es conocida recientemente por tener efectos antioxidantes, anti-inflamatorios, anticancerígenos .

Gracias a estos efectos y por desempeñar un papel importante en la prevención y el tratamiento de diversas enfermedades, que van desde el cáncer a las enfermedades autoinmunes, neurológicas, cardiovasculares y diabéticas, la curcumina es un importante principio activo.

Además de esto, se pretende aumentar la actividad biológica y los efectos fisiológicos de la curcumina sobre el cuerpo sintetizando análogos de curcumina.

Una extensa investigación en el último medio siglo ha demostrado que la mayoría de estas actividades, una vez asociado con la cúrcuma, se deben a la curcumina.

La curcumina, que da el color amarillo a la cúrcuma, se aisló por primera vez hace casi dos siglos, y su estructura como diferuloylmetano se determinó en 1910.

También ha demostrado poseer unas capacidades antioxidantes, anti-inflamatorias, antivirales, antibacterianas, antifúngicas y anticancerosas y por lo tanto, tiene un potencial contra diversas enfermedades malignas, diabetes, alergias, artritis, enfermedad de Alzheimer y otras enfermedades crónicas. 

Estos efectos están mediados por la regulación de diversos factores de transcripción, factores de crecimiento, citoquinas inflamatorias, proteínas quinasas y otras enzimas.

La curcumina exhibe actividades similares a los bloqueadores del factor de necrosis tumoral recientemente descubiertos, por ejemplo: HUMIRA, REMICADE y ENBREL

Un bloqueador del factor de crecimiento de las células endoteliales vasculares , por ejemplo, AVASTIN.

Bloqueadores de los receptores del factor de crecimiento epidérmico humano, por ejemplo ERBITUX, ERLOTINIB y GEFTINIB.

Y un bloqueador HER2 (por ejemplo, HERCEPTIN.

Debido a que puede modular la expresión de estos objetivos, la curcumina se utiliza ahora para tratar el:

y otras patologías. Curiosamente, el 6-gingerol, un análogo natural de la curcumina derivada de la raíz del jengibre (Zingiber officinalis), exhibe un perfil de actividad biológica similar al de la curcumina.

Saber más cosas de la cúrcuma, la especia dorada, aumenta la eficacia, la seguridad farmacológica y la rentabilidad de los curcuminoides y ello nos lleva a «volver a nuestras raíces».

Ángel Montero -Técnico en dietética y nutrición-entrenador personal acreditado

 

 

 

 

Fuentes:

http://www.tandfonline.com/doi/full/10.3109/1061186X.2016.1157883?src=recsys, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26528921, https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17569205

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies