La cúrcuma en las enfermedades más comunes

136 Compartir
[anuncio_b30 id=1]

Conocimientos adquiridos a través de ensayos clínicos

Hoy vamos a ver la primera parte de los resultados de diversos estudios clínicos de la cúrcuma, desde su descubrimiento como agente terapéutico y los beneficios de la cúrcuma en enfermedades comunes.

Haremos una enumeración de las distintas enfermedades en las que se ha demostrado efectos  positivos.

En siguientes post iremos viendo los resultados de ensayos clínicos finalizados y su incidencia sobre varios tipos de enfermedades humanas.

Los beneficios de la cúrcuma en enfermedades más comunes, estudios de los últimos 50 años

En los últimos 50 años se ha encontrado que el principio activo de la cúrcuma, la curcumina, ha mostrado efectos prometedores en pacientes con diversas enfermedades pro- inflamatorias en los seres humanos que incluyen:

  • Cáncer
  • Enfermedades cardiovasculares
  • Artritis
  • Uveítis
  • Enfermedad de Crohn
  • Colitis ulcerosa
  • Enfermedad del intestino irritable
  • Pancreatitis
  • Úlcera péptica
  • Úlcera gástrica
  • Seudotumor inflamatorio orbital idiopático
  • Liquen plano oral
  • Inflamación gástrica
  • Vitíligo
  • Psoriasis
  • Ateroesclerosis
  • Diabetes
  • Nefropatía diabética
  • Microangiopatía diabética
  • Lupus nefritis
  • Enfermedades renales
  • Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida
  • Disquinesia biliar
  • Enfermedad de Dejerine-Sottas
  • Colecistitis
  • Prostatitis bacteriana crónica

La curcumina también ha mostrado una protección contra las condiciones hepáticas, exposición crónica al arsénico y la intoxicación por alcohol.

Los estudios de dosis-escalada han indicado que la curcumina es segura a dosis de hasta 12 g/día durante 3 meses.

Un poco de historia

Las enfermedades mencionadas anteriormente son causadas por perturbaciones de múltiples vías y por tanto, atacar solo una de éstas múltiples vías es muy poco probable que sea efectiva. Las características de los fármacos “inteligentes” monotargeted, suelen ser muy caros y producir numerosos efectos adversos.

Por tanto, estas características de este tipo de fármacos ponen de relieve la importancia de los agentes dietéticos multidiana, inocuos, de bajo coste y de fácil disponibilidad para la prevención y tratamiento de enfermedades humanas.

La curcumina, principio activo de la cúrcuma

La curcumina fue descubierta por primera vez hace cerca de 2 siglos por la Universidad de Harvard, donde fue estudiada por los científicos de laboratorio Vogel Y Pelletier.

En 1949 se demuestra por vez primera, que la curcumina presenta actividad antibacteriana y desde entonces ha ido demostrándose que este polifenol  posee propiedades antiinflamatorias, hipoglucémicas, antioxidantes, cicatrizante de heridas y actividades antimicrobianas.

Aunque el uso terapéutico de la cúrcuma se registró ya en 1748, el primer artículo referenciado al uso de la curcumina en la enfermedad humana fue publicado en 1937 por Oppenheimer.

En este estudio, el autor trató con curcunat (una solución que contiene de 0,1 g a 0,25g de curcumina de sodio y 0,1 g de colato de calcio) a 67 pacientes con colescititis crónica. La administración oral del preparado mostró muy buenos resultados contra la colescititis.

Todos, a excepción de un paciente, se curaron por completo de la enfermedad a lo largo de períodos de observación con una duración de tres meses a  más de tres años.

Desde entonces, el interés ha aumentado considerablemente y a partir de julio de 2012, las observaciones de ensayos de 67 ensayos clínicos han sido publicadas, mientras que otros 35 ensayos clínicos están en curso

La importancia de la piperina en  la absorción de la curcumina

Aunque todos los estudios han demostrado los beneficios de la cúrcuma en enfermedades más comunes, la mala absorción por nuestro organismo y su rápida eliminación limita su eficacia terapéutica.

En humanos que recibieron dosis de 2 g de curcumina sola, los niveles séricos de curcumina fueron indetectables o muy bajos.

Sin embargo, la administración concomitante de 20 mg de piperina (principio activo de la pimienta negra) junto con la cúrcuma, produjo concentraciones mucho más elevadas dentro de los siguientes 30 minutos a 1 hora después del tratamiento: la piperina aumenta la biodisponibilidad de la curcumina en un 2000%.

Después de múltiples estudios, los beneficios de la cúrcuma en enfermedades más comunes han quedado demostrados y aunque hay que seguir investigando, se han abierto las puertas para la incorporación de la cúrcuma a la prevención de las enfermedades y trastornos más comunes.

Ángel Montero -Técnico en dietética y nutrición-entrenador personal acreditado

 

 

 

 

Fuentes https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3535097/

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies