Salsa con cúrcuma para panes y patatas: toppings rápidos

0 Compartir

Hay muchas maneras de comer y hacerlo para no engordar no tiene por qué suponer un sacrificio, como esta salsa para panes y patatas para picar. Olvídate de las natas, en el caso de la mayonesa (por ejemplo) ¿por qué no hacer una rica lactonesa?

Tan sólo necesitarás aceite, leche de soja y zumo de limón ¡también sin huevo! Quedará más ligera e igual de rica.

Para realizar esta salsa para panes:

  • Pon en vaso de batidora unos 3 tomates troceados sin piel ni semillas bien maduros, una cucharada y media de tomate frito, sal al gusto, un chorrito pequeño de aceite de oliva, 70 gramos de almendras tostadas no saladas y una cucharada de café de cúrcuma.
  • Tritura todo hasta obtener una pasta en donde los ingredientes estén bien triturados y vigila que no te haya quedado demasiado líquida ni espesa.
  • Si quieres que gane espesor, prueba a añadir unas poquitas más almendras hasta que tenga la textura adecuada, si por el contrario quieres que se vuelva más ligera, añade algo de aceite de oliva, una cucharada o dos como mucho.
  • Al comprobar de nuevo, podrás untarla en tu pan preferido o servirla con patatas chips o patatas gajo fritas.

En cuanto al pan te recomiendo un pan de semillas integral o un pan rústico tostado, le queda delicioso. ¿La probarás?

Si estás buscando una salsa para una dieta no dejes de apostar por aquellas que están constituidas a base de alimentos bajos en grasa y calorías, como las verduras frescas y las frutas ricas en agua y fibra, como esta salsa con cúrcuma para patatas y panes..

En el caso de las salsas vegetales, lo ideal es apostar por todo tipo de tomates maduros, pimientos rojos e incluso alcachofas que podrán aportarte lo mejor de las vitaminas y nutrientes reparadores, en todas las estaciones del año, pero sobre todo en verano. Y no olvides las salsas con cúrcuma.

Cómo agregar cúrcuma a tus salsas preferidas:

La cúrcuma en polvo es un condimento que podrás agregar de manera directa a tus salsas, creando un sabor delicioso así como un color mucho más animado y vivaz.

La cúrcuma también aportará cierto sabor no muy picante pero sí exótico y mucho más aromático, haciendo que tu apetito mejore (en caso de personas que no sienten apetencia por los alimentos)

Si las salsas son frías agrega justo en el momento en el que estés añadiendo las especias y la sal, antes de mezclar, de esta manera se integrará muy bien en el contenido de tu preparación.

Si es una salsa caliente, justo podrás agregarla al final de la cocción, en la rectificación de sal, aunque en ambas preparaciones tanto fría como caliente, te diré que la cúrcuma está deliciosa.

Mi salsa para panes preferida: la salsa de tomate, almendras y cúrcuma.

Me encantan todas las salsas que lleven agregada la cúrcuma, entre otras cosas, por la satisfacción de tomarme una sabrosa salsa que me produce una aportación de salud y bienestar a mi cuerpo.

Por eso, hoy voy a compartir contigo una de mis preferidas entre las numerosas salsas con cúrcuma hechas para utilizar como topping para montaditos y panes o también para servir como snack con patatas fritas.

Es deliciosa y no muy pesada, aportándote mucha cantidad de vitaminas y licopeno, una gran sorpresa integrada en el pigmento del tomate que te ayudará a mantener ahora el bronceado de cara al verano de manera muy duradera.

Ángel Montero -Técnico en dietética y nutrición-entrenador personal acreditado

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies