Saltar al contenido
Cúrcuma y ajo negro

Patatas salteadas con cúrcuma y cilantro

Patatas salteadas con cúrcuma y cilantro
Patatas salteadas con cúrcuma y cilantro

Las patatas, un alimento que no debe faltar en tu mesa

Es hora de que la mala fama de las patatas termine. ¿Todavía no sabes por qué? Es fácil. Una patata de ración, tiene menos de 30 calorías, ¡por lo que no engorda!

Sus altos nutrientes en potasio, magnesio, hierro, vitamina B6, ácido fólico etc… hacen que deba ser uno de tus alimentos imprescindibles para el día a día. Hoy,  patatas salteadas con cúrcuma y cilantro

Si te preocupan las cuestiones relacionadas con el peso, te gustará saber que las patatas hervidas en su propia piel (previamente limpias) son las más apropiadas para ti, si estás buscando mantenerte a raya.

Aunque también lo será el puré de patata simple o las patatas asadas y las que se rellenan de verduras. Si estás en una dieta de mantenimiento, evita las patatas fritas así como buñuelos de patata.

¿Cómo aprovechar al máximo los nutrientes de las patatas?

Siempre intenta cocerlas o asarlas con su propia piel, ya que así no malgastarás toda la fibra que éstas contienen.

Una de las vitaminas más importantes que contiene será la B6, esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso y también del cerebro, (aquí podrás ver los beneficios de la cúrcuma para el cerebro), obteniendo  una genial respuesta para todos los organismos que son irritables, que tienden a estar de mal humor y que necesitan alimentos reconfortantes que los calmen.

Patatas salteadas con cúrcuma y cilantro

Hoy voy a proponerte una receta muy simple pero genial, para usarla como guarnición de los platos que más te gusten. Se trata de las patatas salteadas con cúrcuma y cilantro.

Para hacer la receta necesitarás:

  • al menos 100 gramos de patatas por persona
  • comino
  • cilantro fresco picado
  • cardamomo
  • cúrcuma
  • una pizca de canela
  • una cebolla grande
  • un par de dientes de ajo
  • jengibre (un trocito)
  • 3 tomates grandes maduros.
  • sal, pimienta, aceite de coco o de oliva

Comienza poniendo en una sartén grande u olla, un poquito de aceite de coco o aceite de oliva. Cuando esté caliente, echa la cebolla picada, el jengibre cortadito de manera fina, los tomates sin piel ni semillas y los ajos muy picados.

Deja que todo se cocine, removiendo sin parar al menos 3 minutos y echa las patatas (mini redondas o cortadas en trocitos con o sin piel, limpias) y remueve al menos 1 minuto y medio. Deja que todo tome calor y después ve echando al gusto, el comino, sal, pimienta, el cardamomo, la cúrcuma y una pizca de canela.

Deja que todo se cocine sin dejar de remover 2 minutos más. Añade el cilantro picado de manera fina. Echa agua hasta cubrir y espera al menos 25-28 minutos hasta que las patatas estén tiernas y se haya formado una salsa sugerente, por el hecho de evaporarse el agua.  Comprueba que están tiernas y sirve caliente.

Podrá ser el acompañamiento perfecto de woks de verduras y carne o tofu a la plancha. También de las aves a la plancha. Te encantarán por el perfume delicado que tendrán y por su sabor especiado pero a la vez dulzón, que hace que resalten mucho más que las típicas patatas fritas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: Content is protected !!